Fuente: https://mpr21.info/

El martes la revista del Colegio de Patólogos de Estados Unidos publicó un informe sobre los casos de dos adolescentes que murieron tras recibir las nuevas vacunas contra el coronavirus.
Ambos adolescentes murieron mientras dormían menos de una semana después de la segunda dosis y ninguno de ellos tenía problemas de salud conocidos antes de su muerte (*).

El autor principal del informe es el doctor James Gill, Médico Forense Jefe del Estado de Connecticut y Presidente de la Asociación de Médicos Forenses desde el año pasado.
Las nuevas vacunas contra el coronavirus causan miocarditis que requieren hospitalización en hasta uno de cada 2.000 adolescentes y hombres jóvenes, una tasa mucho mayor que la que causa la infección por “covid”.
Las autopsias de los dos adolescentes revelaron evidencias de miocarditis que parecen muy diferentes de las miocarditis habituales. El informe sugiere que una respuesta hiperinflamatoria de citoquinas fue la causa inmediata el daño.
La directora de los CDC (Centros de Control de Enfermedades), Rochelle Walensky, ha repetido una y otra vez que las miocarditis postvacunales son leves para animar a los jóvenes a vacunarse. Sin embargo, como ya hemos expuesto, esa afirmación es falsa.

(*) https://meridian.allenpress.com/aplm/article/doi/10.5858/arpa.2021-0435-SA/477788/Autopsy-Histopathologic-Cardiac-Findings-in-Two