The Epoch TImes - Por Zachary Stieber
El Senado de los Estados Unidos aprobó el 3 de marzo una medida que pondría fin a la emergencia nacional por el COVID-19.
La resolución fue aprobada 48 a 47 en una votación de línea partidaria.

Todos los republicanos votaron por SJRes. 38, que pondría fin a la emergencia nacional declarada por el presidente Donald Trump el 13 de marzo de 2020. Todos los demócratas votaron en contra de la declaración, que ha sido prorrogada dos veces por el presidente Joe Biden.
Cinco senadores se perdieron la votación, incluidos tres demócratas.
“Después de casi dos años de vivir bajo este estado de emergencia, el pueblo estadounidense está agotado y anhela respirar libremente; anhelan las libertades que Dios les ha dado y que los líderes se pongan de su lado. No hay duda, es hora de que nuestra nación aprenda a vivir con COVID”, dijo el senador Roger Marshall (R-Kan.), quien presentó la medida, en un comunicado después de la votación.
“Estoy orgulloso de que mis colegas se unieran para derogar esta declaración de emergencia y entregaran una victoria simbólica a nuestros ciudadanos de que la normalidad está a la vuelta de la esquina y que el gobierno limitado y nuestros derechos constitucionales aún reinan de manera suprema. Ya es hora de dejar de hablar de restricciones y lo desconocido. Debemos trazar un nuevo rumbo hacia la victoria hoy que respete el virus y nuestras libertades”.
Antes de que comenzara la votación, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (DN.Y.), instó a los senadores a votar no. Argumentó que no es el momento adecuado para terminar con la declaratoria de emergencia, que habilita al presidente para tomar ciertas acciones, porque pueden surgir nuevas variantes del virus que causa el COVID-19.
La propuesta “obstaculizaría precisamente la capacidad de la administración Biden para luchar contra la pandemia y aumentaría el peligro de que todo nuestro progreso se deshaga repentinamente en el futuro”, dijo, afirmando que la declaración “ha sido una de las mejores y más poderosas herramientas para movilizar a los gobierno federal para combatir la pandemia”.
El senador Mike Braun (R-Ind.) no estuvo de acuerdo y le dijo al organismo que la cantidad de personas que han sido vacunadas combinadas con las que disfrutan de inmunidad natural significa que "una gran mayoría de la nación ya está protegida" y que el virus se ha vuelto endémico. 
“Cuando esta emergencia se declaró por primera vez hace dos años esta semana, era necesaria”, dijo, pero “ya es hora de que el presidente y los gobernadores de todo el país renuncien a los poderes adicionales que se les otorgaron bajo las declaraciones de emergencia de COVID.
“Si vamos a vivir con este virus y avanzar como país, debemos poner fin a la autorización de emergencia nacional y luego otros gobernadores de todo el país deberían hacer lo mismo”.
La medida ahora se dirige a la Cámara de Representantes, que está controlada por los demócratas, que en general han estado más a favor de las restricciones durante la pandemia que el Partido Republicano. Incluso si la Cámara aprobara la medida, la Casa Blanca dijo el 3 de marzo que Biden la vetaría.
Una portavoz de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), no respondió al cierre de esta edición a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.