Después de soportar una "pandemia" basada en la fiabilidad de las pruebas PCR, el hombre que dicta las medidas COVID-19 en Estados Unidos ahora afirma que dar positivo a la PCR no es, ni sinónimo de estar enfermo ni de que puedas contagiar la enfermedad.