• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
Virus papiloma humano y su relación con el cáncer cérvico uternio PDF Imprimir E-mail
Jueves, 26 de Abril de 2007 13:39

 Elizabeth Orellana M.
Periodista - U. Andrés Bello

Considerada la segunda causa de mortalidad por cáncer en mujeres a nivel mundial, el cáncer cérvico-uterino se ha vuelto tema de discusión, luego que el Instituto de Salud Pública aprobara el primer fármaco contra el virus papiloma humano, que busca prevenir la infección de los tipos 16 y 18, responsable de  70% de los cánceres cervicouterinos. ¿Cuál es la vinculación entre ambos?, ¿cómo diagnosticar su aparición?, ¿serán eficaces las vacunas?

En Chile, una mujer muere cada 12 horas debido al cáncer cérvico-uterino, enfermedad cuya mortalidad ocupa el cuarto lugar a nivel nacional. Se ha establecido que el Virus Papiloma Humano (HPV, por sus siglas en inglés), una de las infecciones de transmisión sexual, es el gran responsable de la aparición de este tipo de cáncer.
Pese a que la mayor parte de las infecciones por este virus presenta una evolución benigna en el transcurso del tiempo, al observar la persistencia de algunas de estas lesiones se estableció su directa relación con el cáncer cérvico uterino. 
"Resulta paradojal que aunque esta enfermedad tiene las mejores posibilidades de ser diagnosticado muy precozmente y tratado en forma totalmente curativa, aún en Chile mueren entre 600 y 700 mujeres cada año", afirma el Dr. Luis Oliva, Jefe de los Programas de Obstetricia y Ginecología de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello.
Agrega que, lo más alarmante de todo, la mitad de estas mujeres nunca se realizó un papanicolau. "Este examen, que debiera realizarse anualmente en mujeres mayores de 18 años o sexualmente activas, permite establecer una sospecha de lesión, la que debe ser seguida por un estudio más detallado para confirmar o descartar el diagnóstico", detalla.
Hace pocos años se determinó que en nuestro país un 13% de las mujeres presenta HPV en su tracto genital. De ellas casi el 50% corresponden a mujeres menores de 30 años, lo que permite entender en cierta medida la aparición de enfermedad a edades cada vez más tempranas.
"Los estudios realizados con el ADN viral, han permitido establecer, hasta el momento, la existencia de más de 100 genotipos diferentes HPV genitales que infectan específicamente a las células de la mucosa del tracto anogenital", afirma el especialista de la U. Andrés Bello. 
Por ello, la creación de vacunas para HPV se ha convertido en el tema predominante de la investigación actual del virus. Se cree que las vacunas contra HPV pueden poseer una posibilidad real disminuir la aparición de este cáncer, incluso más que eliminar otros factores fuertemente asociados como es el consumo de tabaco.
"En todo el mundo, la cepa HPV 16 se relaciona con casi el 50% de los casos de Cáncer de Cuello Uterino y es por esto que las primeras vacunas están basadas en este tipo", comenta el Dr. Oliva.
En el 2006 fue licenciada la primera vacuna contra el HPV y se espera que la segunda lo sea durante el 2007. Estas nuevas vacunas HPV son las primeras para el cáncer en las mujeres, con una eficacia de cerca del 100 por ciento para protegerlas de las formas más agresivas de HPV.