Fuente: gaceta.es
Los primeros juicios contra los fabricantes de vacunas contra el coronavirus, instados por ciudadanos que han sufrido efectos adversos tras la inoculación, están a punto de comenzar en Alemania, donde se han presentado casi 200 demandas.

Según los abogados que están llevando estas primeras denuncias, al menos 185 demandas civiles están pendientes en toda Alemania por supuestos daños causados ​​por las vacunas contra el coronavirus, recoge el medio público alemán Tagesschau.
 

Dos bufetes de abogados en Düsseldorf y Wiesbaden representan 135 y 50 casos respectivamente. Las demandas están dirigidas contra los cuatro principales fabricantes de vacunas Covid: BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson, señalaron los letrados.

El primer juicio, que tendría que empezar el 28 de abril en el Tribunal Regional de Frankfurt y que, sin embargo, se ha pospuesto para el 7 de julio, ha sido iniciado por una demanda contra el fabricante de vacunas BioNTech, con sede en Maguncia. La demandante, una mujer que asegura haber sufrido daños cardíacos como consecuencia de la vacunación contra el Covid-19, al trabajar en el sector sanitario, quiere permanecer en el anonimato, informó su abogado.

Según la opinión de abogados y médicos, esta cuestión la decidirán en última instancia los expertos. El bufete de abogados de Düsseldorf, tuvo alrededor de 3.000 consultas, que cristalizaron en 810 mandatos legales, de los cuales 135 derivaron en juicios. El bufete de abogados de Wiesbaden registró 850 mandatos que resultaron en 50 demandas. Según los expertos de la industria, recoge el ente público alemán, estos dos bufetes de abogados representan la mayoría de los que están dispuestos a demandar, y la clave de este asunto será cómo demostrar la conexión entre la vacuna y el daño supuestamente causado.

Comparado con el número de dosis que han sido administradas en el país, el número de demandas parece pequeño. Según el Instituto Robert Koch, se han repartido alrededor de 192 millones de vacunas Covid en Alemania. Alrededor de 65 millones de personas han sido vacunadas al menos una vez, informa Der Spiegel.

Sin embargo, estas 185 demandas igual animan a más ciudadanos a interponer más, ya que los damnificados serían muchísimos más. El Instituto Paul Ehrlich, el Instituto Federal Alemán de Vacunas y Medicamentos Biomédicos, ha registrado 333.492 casos de sospecha de efectos secundarios dañinos de la vacunación y 50.833 casos sospechosos de efectos secundarios graves desde el inicio de la campaña de vacunación: una tasa de notificación de 1,78 por 1000 dosis de vacuna, según recoge la agencia pública alemana Deutsche Welle.

El ministro de Sanidad alemán, Karl Lauterbach, un firme defensor del confinamiento y la vacunación obligatoria, según The European Conservativeadmitió que la vacuna Covid-19 puede tener efectos secundarios «absolutamente preocupantes». En una entrevista televisiva en ZDF, Lauterbach dijo sobre aquellos que sufren reacciones adversas a las vacunas, que «todos los casos son demasiados… tienen discapacidades graves, algunas de las cuales serán permanentes». 

Para el ministro de Salud, la prioridad ahora es facilitar la atención de quienes padecen el síndrome posvacunal. Dijo que está negociando el programa presupuestario para facilitar esto y estudiar en profundidad los efectos «posteriores a la vacunación».